Ginecología y Obstetricia de México, en conjunto con Nieto Editores, es un grupo editorial especializado en la edición de revistas y libros médicos. Su equipo lo integran: editores médicos, especialistas en metodología de la investigación, bioestadística, redactores de textos médicos, diseñadores gráficos y de páginas Web, comunicadores y vendedores de medios.  Nuestro equipo asesora a los médicos interesados en la publicación de sus investigaciones para que sus textos reúnan todos los requisitos que exigen las revistas de más alto impacto.  Nieto Editores entiende que el valor de una revista no está sólo en su gran tiraje impreso en papel, sino en su colocación en los sitios más consultados que albergan a las revistas indexadas o en proceso de indexación.  Las marcas de productos farmacéuticos que patrocinan esta opción de actualización médica continuada tienen alto poder de recordatorio de marca porque sus contenidos son consultados las 24 horas del día y en cada inicio de consulta de una revista y de un artículo hay, por lo menos, dos recordatorios de marca.  Nieto editores cuenta con un sólido equipo de traductores de español a inglés para las revistas con edición simultánea en ambos idiomas.  Nieto editores cuenta con la infraestructura y experiencia suficientes para organizar: consensos, guías de práctica clínica, simposios y mesas redondas entre los especialistas más destacados.

.

Protocolo clínico para inducción del trabajo de parto: propuesta de consenso


Ginecol Obstet Mex. 2017 mayo;85(5):314-324.

Aragón-Hernández JP,1 Ávila-Vergara MA,2 Beltrán-Montoya J,3 Calderón-Cisneros E,4 Caldiño-Soto F,5 Castilla-Zenteno A,6García-Espinosa M,7 Gil-Márquez J,8 Gudiño-Ruiz EN,9 Hernández-Rivera C,10 Loya-Montiel L,11 Salvador-Domínguez G,12Vadillo-Ortega F13

1 Jefe del Departamento de la Unidad Tocoquirúrgica, Hospital General Dr. Manuel Gea González, Ciudad de México.

2 Adscrito al Departamento de Ginecología y Obstetricia, Hospital General Regional 1, Instituto Mexicano del Seguro Social, Culiacán, Sinaloa, México.

3 Adscrito al Departamento de Obstetricia, Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes, Ciudad de México.

4 Coordinador médico de programas a nivel central, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

5 Jefe de la Unidad Tocoquirúrgica, Hospital de Ginecoobstetricia Luis Castelazo Ayala, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

6 Medicina Materno Fetal, Hospital de la Mujer, Secretaría de Salud, Puebla, Puebla.

7 Jefa del servicio de Complicaciones de la Segunda Mitad del Embarazo, Hospital de Ginecoobstetricia Luis Castelazo Ayala, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

8 Ginecoobstetra, Hospital Materno Infantil Inguarán, Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal.

9 Médico especialista en Medicina materno-fetal, adscrito al Departamento de Embarazo de Alto Riesgo, Instituto Mexicano del Seguro Social, UMAE 23, Monterrey, Nuevo León.

10 Responsable de hospitales maternoinfantiles del Instituto de Salud del Estado de México.

11 Subdirector médico, Hospital Regional de Alta Especialidad Bicentenario de la Independencia.

12 Hospital de Gineco-Pediatría 3A IMSS y Hospital Maternoinfantil de Cuautepec, Secretaría de Salud.

13 Unidad de Vinculación de la Facultad de Medicina, UNAM, Instituto Nacional de Medicina Genómica, Ciudad de México.

Resumen

ANTECEDENTES: la inducción del trabajo de parto es un procedimiento que se indica cuando existe riesgo de continuar el embarazo, en lugar de interrumpirlo. Esta maniobra enfrenta nuevas presiones, por lo que es necesario mantener actualizado el conocimiento sobre su indicación. En los últimos años se han desarrollado protocolos clínicos de mayor eficacia y seguridad, que han hecho más accesible este procedimiento.

OBJETIVO: emitir un consenso actualizado y analizar los diferentes aspectos de la práctica cotidiana relacionada con la inducción del trabajo de parto.

MATERIALES Y MÉTODOS: se integró un grupo de especialistas de trece instituciones nacionales para analizar diferentes aspectos de la práctica cotidiana de la inducción del trabajo de parto. Se siguió una metodología tipo Delphi de cuatro etapas, con bibliografía de normas clínicas internacionales de apoyo.

CONCLUSIONES: la inducción del trabajo de parto considera los siguientes criterios: establecer con certeza que el procedimiento ofrece el mejor desenlace para la madre y el feto, confirmar la edad gestacional, realizar la evaluación obstétrica completa y contar con infraestructura para enfrentar las posibles complicaciones. Existen diferentes opciones para la inducción del trabajo de parto; sin embargo, en los últimos años se ha generalizado la prescripción de análogos de prostaglandinas (misoprostol) en todo el mundo. El especialista debe efectuar la evaluación individualizada de la paciente y el feto, con la finalidad de descartar situaciones que comprometan la salud de ambos. La complicación más común de la inducción del trabajo de parto es la taquisistolia, que puede asociarse con desprendimiento prematuro de placenta, rotura uterina y sufrimiento fetal agudo. Los óvulos vaginales de liberación controlada representan la única opción para retirar el estímulo con dinoprostona o misoprostol ante efectos adversos.

PALABRAS CLAVE: inducción del trabajo de parto; análogos de prostaglandinas.

Clinical protocol for labor induction: consensus proposal.

Ginecol Obstet Mex. 2017 May;85(5):314-324.

Aragón-Hernández JP,1 Ávila-Vergara MA,2 Beltrán-Montoya J,3 Calderón-Cisneros E,4 Caldiño-Soto F,5 Castilla-Zenteno A,6García-Espinosa M,7 Gil-Márquez J,8 Gudiño-Ruiz EN,9 Hernández-Rivera C,10 Loya-Montiel L,11 Salvador-Domínguez G,12Vadillo-Ortega F13

1 Jefe del Departamento de la Unidad Tocoquirúrgica, Hospital General Dr. Manuel Gea González, Ciudad de México.

2 Adscrito al Departamento de Ginecología y Obstetricia, Hospital General Regional 1, Instituto Mexicano del Seguro Social, Culiacán, Sinaloa, México.

3 Adscrito al Departamento de Obstetricia, Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes, Ciudad de México.

4 Coordinador médico de programas a nivel central, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

5 Jefe de la Unidad Tocoquirúrgica, Hospital de Ginecoobstetricia Luis Castelazo Ayala, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

6 Medicina Materno Fetal, Hospital de la Mujer, Secretaría de Salud, Puebla, Puebla.

7 Jefa del servicio de Complicaciones de la Segunda Mitad del Embarazo, Hospital de Ginecoobstetricia Luis Castelazo Ayala, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México.

8 Ginecoobstetra, Hospital Materno Infantil Inguarán, Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal.

9 Médico especialista en Medicina materno-fetal, adscrito al Departamento de Embarazo de Alto Riesgo, Instituto Mexicano del Seguro Social, UMAE 23, Monterrey, Nuevo León.

10 Responsable de hospitales maternoinfantiles del Instituto de Salud del Estado de México.

11 Subdirector médico, Hospital Regional de Alta Especialidad Bicentenario de la Independencia.

12 Hospital de Gineco-Pediatría 3A IMSS y Hospital Maternoinfantil de Cuautepec, Secretaría de Salud.

13 Unidad de Vinculación de la Facultad de Medicina, UNAM, Instituto Nacional de Medicina Genómica, Ciudad de México.

Abstract

BACKGROUND: Induction of labor is a maneuver indicated when there is a greater risk of continuing the pregnancy, than interrupting it. The induction of labor faces new pressures that make it necessary for the doctor to be permanently updated. In recent years, clinical protocols of greater efficiency and safety have been developed, which have made this procedure more accessible.

OBJECTIVE: To present an updated consensus and to analyze the different aspects related to the labor induction.

MATERIAL AND METHODS: A Delphi-type of consensus was conducted with participation of active obstetricians and gynecologists specialists from thirteen national institutions. Major clinical-oriented topics of induction of labor were addressed.

CONCLUSIONS: To induce labor, it is necessary that at least the following situations coexist: to establish with certainty that the procedure offers the best outcome for the mother and her child, to confirm the gestational age, to make a complete obstetric evaluation and to have the infrastructure Necessary to deal with possible complications. There are several options to induce labor, although in recent years the indication of prostaglandin analogues (misoprostol) has become the most common option worldwide. The specialist must make an individualized evaluation of the patient and the fetus, in order to rule out situations that may endanger the health of any of them. The most common complication of labor induction is tachysystole, which can be complicated by premature placental abruption, uterine rupture and acute fetal distress, requiring urgent attention. Controlled-release vaginal ovules are the only option available to withdraw the stimulus with dinoprostone or misoprostol in the presence of adverse effects.

KEY WORDS: Induction labor; Prostaglandin analogs

Correspondencia/correspondence

Dr. Felipe Vadillo Ortega

felipe.vadillo@gmail.com




Deja un comentario