Ginecología y Obstetricia de México, en conjunto con Nieto Editores, es un grupo editorial especializado en la edición de revistas y libros médicos. Su equipo lo integran: editores médicos, especialistas en metodología de la investigación, bioestadística, redactores de textos médicos, diseñadores gráficos y de páginas Web, comunicadores y vendedores de medios.  Nuestro equipo asesora a los médicos interesados en la publicación de sus investigaciones para que sus textos reúnan todos los requisitos que exigen las revistas de más alto impacto.  Nieto Editores entiende que el valor de una revista no está sólo en su gran tiraje impreso en papel, sino en su colocación en los sitios más consultados que albergan a las revistas indexadas o en proceso de indexación.  Las marcas de productos farmacéuticos que patrocinan esta opción de actualización médica continuada tienen alto poder de recordatorio de marca porque sus contenidos son consultados las 24 horas del día y en cada inicio de consulta de una revista y de un artículo hay, por lo menos, dos recordatorios de marca.  Nieto editores cuenta con un sólido equipo de traductores de español a inglés para las revistas con edición simultánea en ambos idiomas.  Nieto editores cuenta con la infraestructura y experiencia suficientes para organizar: consensos, guías de práctica clínica, simposios y mesas redondas entre los especialistas más destacados.

.
Informació exclusiva para los profesionales de la salud

Editorial agosto 2019


Las anormalidades de posición y presentación, pélvica o cefálica, durante el trabajo de parto han sido objeto de análisis y discusión desde el inicio de la obstetricia como especialidad médica.

En los albores de la obstetricia,  en ausencia de métodos diagnósticos paraclínicos confiables y de bajo riesgo para la madre y el feto, la clínica misma era la única posibilidad que el médico tenía a su disposición para detectar este tipo de alteraciones. Obviamente, como clásicamente se menciona, la clínica sigue prevaleciendo y ante la sospecha de alguna alteración de posición, presentación, o ambas (incluso de situación) del feto durante el trabajo de parto, las maniobras de exploración siguen siendo el punto clave para establecer el diagnóstico.

Conocidas como maniobras de Leopold, se utilizan para detectar el tipo de presentación, situación y posición, pero no orientan hacia alteraciones de la variedad de posición. Lo anterior, que puede practicarse con el tacto vaginal, identificando la orientación de las fontanelas y la dirección de la sutura sagital de la  cabeza fetal, en ocasiones requiere la ayuda del ultrasonido, como se menciona en uno de los artículos del presente número de la revista, para establecer el diagnóstico certero de la complicación.

Hoy día la medicina en general y la obstetricia en particular requieren con frecuencia la objetivación de un diagnóstico o como se menciona en los dos casos del artículo en cuestión: “Detección de anomalías de posición mediante ultrasonido transabdominal suprapúbico. Reporte de un caso”, puede este último método explicar las alteraciones en la evolución del trabajo de parto mismo, incluso la falta de descenso de una presentación.

Existen razones adicionales para realizar un ultrasonido durante el  trabajo de parto como: duda acerca de la presentación (cefálica o pélvica) o situación; por ejemplo, para determinar si el dorso del feto es inferior o superior, lo que  auxiliará al médico en la toma de decisiones del tipo de cesárea a realizar. Incluso puede haber ocasiones en que se determinará si la presentación es de cara cuando hay dudas clínicas.

En resumen, los casos que hoy se publican tienen una orientación utilitaria, donde el médico no solo ratifica su sospecha clínica en caso de alguna anomalía durante el trabajo de parto, sino también ofrece  una explicación objetiva al trastorno en cuestión, que desde el punto de vista médico justificaría una intervención.

Alberto Kably Ambe




Deja un comentario