Ginecología y Obstetricia de México, en conjunto con Nieto Editores, es un grupo editorial especializado en la edición de revistas y libros médicos. Su equipo lo integran: editores médicos, especialistas en metodología de la investigación, bioestadística, redactores de textos médicos, diseñadores gráficos y de páginas Web, comunicadores y vendedores de medios.  Nuestro equipo asesora a los médicos interesados en la publicación de sus investigaciones para que sus textos reúnan todos los requisitos que exigen las revistas de más alto impacto.  Nieto Editores entiende que el valor de una revista no está sólo en su gran tiraje impreso en papel, sino en su colocación en los sitios más consultados que albergan a las revistas indexadas o en proceso de indexación.  Las marcas de productos farmacéuticos que patrocinan esta opción de actualización médica continuada tienen alto poder de recordatorio de marca porque sus contenidos son consultados las 24 horas del día y en cada inicio de consulta de una revista y de un artículo hay, por lo menos, dos recordatorios de marca.  Nieto editores cuenta con un sólido equipo de traductores de español a inglés para las revistas con edición simultánea en ambos idiomas.  Nieto editores cuenta con la infraestructura y experiencia suficientes para organizar: consensos, guías de práctica clínica, simposios y mesas redondas entre los especialistas más destacados.

.
Informació exclusiva para los profesionales de la salud

EDITORIAL


Uno de los artículos de este número de ginecología y obstetricia de méxico corresponde a un caso de cáncer de mama y embarazo que tuvo un final favorable debido, fundamentalmente, a la oportunidad diagnóstica, tratamiento adecuado y multidisciplinario.

El cáncer de mama es la neoplasia maligna que con más frecuencia se diagnostica durante el embarazo, desafortunadamente y como lo establecen los autores del artículo en cuestión, los cambios fisiológicos de la mama implican modificaciones en la estructura del tejido que pueden considerarse normales o, muchas veces, menospreciadas a pesar de detectarse clínicamente.

En nuestro medio es poco común que un obstetra revise las mamas en la primera consulta prenatal, que es el momento en el que se establece en la mayoría de los casos el diagnóstico y, en consultas posteriores, el desvío natural hacia la atención prenatal prácticamente anula la consideración de una exploración de las glándulas mamarias.

Además de la omisión en la exploración, la edad a la que la paciente se embarace, como en el caso aquí reportado, es otro factor distractor para el médico en la sospecha de este  diagnóstico porque, por lo general, se trata de mujeres jóvenes y sanas en las que la posibilidad de encontrar una neoplasia maligna es menospreciada.

En la discusión de este artículo se establece, con toda claridad, que para tener un buen pronóstico, que casi siempre es así, se requiere un tratamiento mixto que incluya cirugía y quimioterapia después de la décimasegunda semana de embarazo postergando, en  su caso, la radioterapia para el periodo posnatal.

El tratamiento con quimioterápicos, debidamente indicados, suele ser seguro y efectivo para para la madre y el feto y con una supervivencia favorable. Sin duda, este artículo es de utilidad, sobre todo para recordar al obstetra la importancia del diagnóstico de esta neoplasia durante el embarazo y ratificar la necesidad de una exploración mamaria minuciosa en la primera consulta prenatal, con el fin de descartar esta neoplasia que, seguramente, pasa inadvertida en gran cantidad de casos difíciles de determinar.

Alberto Kably Ambe




Deja un comentario