INFORMACIÓN EXCLUSIVA PARA LOS PROFESIONALES DE LA SALUD


Periodicidad: mensual
Editor: Alberto Kably Ambe
Abreviatura: Ginecol Obstet Mex
ISSN: 0300-9041
ISSNe: 2594-2034
Indizada en: PubMed, SciELO, Índice Médico Latinoamericano, LILACS, Medline.

Procreación responsable
Responsible procreation.

Ginecol Obstet Mex | 1 de Septiembre de 2006

Ginecol Obstet Mex 2006;74:488-92


Carlos Fernández del Castillo S.*

* Miembro honorario de la Asociación Mexicana de Ginecología y Obstetricia. Miembro honorario de la Academia Mexicana de Cirugía. Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Panamericana.

​L​a procreación responsable es un concepto que se viene usando desde hace varias décadas.

Surgió a partir del descubrimiento, desarrollo y distribución masiva de las píldoras anticonceptivas y de los dispositivos intrauterinos.

Los economistas y los políticos hicieron un enérgico llamado de atención acerca de los graves riesgos de enfrentar a corto plazo y a nivel mundial una explosión demográfica que significaría un serio peligro para todos  los países, puesto que se tendría que enfrentar la incapacidad internacional para que los habitantes pudieran contar con casa, alimentación, salud, vestido, educación, trabajo y bienestar.

Esa enérgica advertencia dio lugar al inicio de las campañas de anticoncepción, en las que se desarrollaron programas de planificación familiar encaminados a fomentar la procreación de pocos hijos.

Ante esa realidad, para mí fue necesario reflexionar en varios aspectos del asunto y a ellos me referiré a continuación.

En primer lugar, para planificar una familia se tiene que tener un concepto claro de lo que eso significa.

La familia es un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas bajo la autoridad de una de ellas en un ambiente donde todos colaboran para satisfacer las necesidades de los integrantes, alcanzar el bien común del grupo y contribuir al bienestar de esa comunidad.

La familia tiene sus fines:

   •  Proveer a sus miembros de los bienes corporales y morales necesarios para una vida cotidiana ordenada.

   •   La incorporación sucesiva de los hijos a la vida familiar y comunitaria.

   •     Ser la célula de la sociedad.

Los miembros de una familia son compañeros de mesa, compañeros del hogar donde se satisfacen diversas necesidades, como el impulso a la alegría, al juego, a la broma, al entretenimiento, a la expansión. Al tiempo que los niños son juguetes para sus papás, ellos ven en sus padres y hermanos a sus compañeros de juego. La familia ofrece a sus integrantes la oportunidad de desarrollar, con el ejemplo, buenas costumbres orientadas a establecer situaciones de intercambio intelectual y humano que conducen hacia el bien, la verdad y la belleza, al sentido de responsabilidad, a apartarse del mal, a la formación cultural, al compañerismo, a la generosidad, a la ayuda mutua, al desprendimiento, a la honestidad, al orden, al amor a la patria, al respeto al honor y a la buena fama, en fin, con la familia se obtiene esa escala de valores indiscutibles que hacen que todo aquel que logra incorporarlos a su conducta personal, siempre sea una persona de bien en cualquier lugar donde se encuentre.

La existencia de la familia ha tenido diferentes conceptos a lo largo de la historia.  La humanidad ha pasado por diferentes modos de familia.

En los tiempos primitivos, las familias fueron verdaderas hordas, reuniones de salvajes que formaban una comunidad, no tenían domicilio y obraban sin disciplina y con violencia. Vino después el matriarcado, cuando la mujer era la autoridad del grupo y el centro de la vida familiar.  Su labor era cuidar a los niños y recolectar frutos y raíces para la subsistencia, en tanto que el hombre tenía que salir a cazar y a pescar. Aquellos seres eran nómadas; el parentesco se reconocía por vía materna.

 

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.


Comentarios