INFORMACIÓN EXCLUSIVA PARA LOS PROFESIONALES DE LA SALUD


Periodicidad: mensual
Editor: Alberto Kably Ambe
Abreviatura: Ginecol Obstet Mex
ISSN: 0300-9041
ISSNe: 2594-2034
Indizada en: PubMed, SciELO, Índice Médico Latinoamericano, LILACS, Medline.

Manejo activo de la rotura prematura de membranas en embarazos de 34 a 37 semanas
Active management of the premature membrane rupture in pregnancies of 34 to 37 weeks.

Ginecol Obstet Mex | 1 de Mayo de 2006

Descarga el artículo
Descargar PDF

Ginecol Obstet Mex 2006;74:252-9


María Guadalupe Veloz Martínez,* Jorge Bolaños Baños,** María de los Ángeles Guzmán Ibarra,** Oscar Arturo Martínez Rodríguez,*** José Antonio Páez Angulo,** Marcelino Hernández Valencia****

* Ginecoobstetra, jefa del Departamento Clínico de Perinatología.
** Ginecoobstetra adscrito a perinatología.
*** Ginecoobstetra, director del Hospital de Ginecología y Obstetricia número 3.
**** Ginecoobstetra investigador médico.
Unidad Médica de Alta Especialidad en Ginecología y Obstetricia número 3, Centro Médico La Raza y Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Endocrinas, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, México, DF.

Recibido: diciembre, 2005.
Aceptado: marzo, 2006.

Corrrespondencia:

Dr. Marcelino Hernández Valencia. E-mail: mhernandezvalencia@prodigy.net.mx

Nivel de evidencia: II-2

RESUMEN

 

Antecedentes: la rotura prematura de membranas se considera una urgencia obstétrica porque se relaciona con el incremento de sepsis y morbilidad perinatal. Por lo tanto, existe debate entre el tratamiento conservador y activo para su resolución.

Objetivo: determinar si el tratamiento activo de la rotura prematura de membranas en embarazos de 34 a 37 semanas disminuye la incidencia de cesáreas y de morbilidad materno-fetal.

Pacientes y métodos: se compararon dos grupos de pacientes con embarazo de 34 a 37 semanas y rotura prematura de membranas. Al grupo I se le dio tratamiento activo y lo conformaron 42 mujeres que iniciaron inductoconducción a su ingreso al hospital. El grupo II lo constituyeron 26 pacientes que recibieron tratamiento conservador; se utilizaron inductores de madurez pulmonar fetal y se esperó la evolución espontánea del trabajo de parto. El análisis de estadística descriptiva se realizó con el programa SPSS-10.

Resultados: la edad promedio de las pacientes incluidas fue de 27.2 ± 5.8 años. La terminación del embarazo en las primeras 12 h fue del 23.8% en el grupo I y del 11.5% en el grupo II. En el grupo I la vía de interrupción del embarazo por operación cesárea fue del 28.5% y en el grupo II del 65.3% (p < 0.05). La indicación más frecuente de cesárea en el grupo I fue el trabajo de parto estacionario (16.5%) y en el grupo II las condiciones cervicales desfavorables para inductoconducción (26.9%). Los días de estancia hospitalaria materna y del recién nacido fueron mayores en el grupo II (p < 0.01). La complicación materna más frecuente en ambos grupos fue la deciduitis, con 4.7 y 15.3%, respectivamente. La morbilidad general materna y neonatal fue mayor en el grupo II.

Conclusiones: el tratamiento conservador de la rotura prematura de membranas, cuando el embarazo es igual o mayor a 34 semanas, no ofrece ventajas al neonato e incrementa la incidencia de cesáreas, los días de estancia de la madre y su hijo y el costo de la atención médica.

Palabras clave: rotura de membranas, morbilidad materna, morbilidad fetal.

 

ABSTRACT

 

Background: Premature rupture of membranes is considered an obstetrical emergency since it has been associated with an increment of sepsis and maternal-fetal morbidity. For this reason, controversy exists among conservative and active management for the obstetrical resolution.

Objective: To determine if active management of premature rupture of membranes in pregnancy of 34 to 37 weeks diminishes the cesarean section incidence and the maternal-fetal morbidity.

Patients and methods: Two groups of patients with pregnancy of 34 to 37 weeks and premature rupture of membranes were compared. Group I with active management was integrated by 42 cases that initiated inductoconduction at their admission to the hospital, and in group II, with 26 cases on the conservative management, medication was used to induce fetal pulmonary maturity and spontaneous delivery was expected. Descriptive statistics was carried out by means of the statistical package SPSS-10.

Results: The mean age of the patients was 27.2 ± 5.8 years. Pregnancy resolution within the first 12 hours was 23.8% in group I and 11.5% in group II. Cesarean section in group I was made in 28.5% of the cases and in group II in 65.3% of them (p < 0.05). The most common indication for cesarean section in group I was stationary labor (16.5%) and in group II unfavorable cervical conditions (26.9%). Maternal and newborn hospital stay was greater in group II (p < 0.01). The most frequent maternal complication in both groups was decidual infection, with 4.7 and 15.3%, respectively. General maternal and neonatal morbidity was greater in group II.

Conclusions: Conservative management of premature rupture of membranes, when pregnancy is equal or greater than 34 weeks, does not offer fetal benefits, increases the incidence of cesarean sections, the hospital stay and the cost of the medical attention.
 
Key words: membrane rupture, maternal morbidity, fetal morbidity.


Comentarios