INFORMACIÓN EXCLUSIVA PARA LOS PROFESIONALES DE LA SALUD


¿Interrupción legal del embarazo o asesinato con autorización de la Ley?

Periodicidad: mensual
Editor: Alberto Kably Ambe
Abreviatura: Ginecol Obstet Mex
ISSN: 0300-9041
ISSNe: 2594-2034
Indizada en: PubMed, SciELO, Índice Médico Latinoamericano, LILACS, Medline.

¿Interrupción legal del embarazo o asesinato con autorización de la Ley?*

¿Legal pregnancy interruption or legally approved murder?.

Ginecol Obstet Mex | 1 de Septiembre de 2008

Ginecol Obstet Mex 2008;76(9):566-8


Carlos Fernández del Castillo Sánchez**

* Texto leído el 14 de junio de 2008 ante los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos. 
** Médico cirujano, especialista en ginecología y obstetricia.

Recibido: junio, 2008.
Aceptado: junio, 2008.

Corrrespondencia:

Dr. Carlos Fernández del Castillo Sánchez. Paseo de las Palmas 745-1205, CP 11000, Delegación Miguel Hidalgo, México, DF.

Este artículo debe citarse como:

Fernández del Castillo SC. ¿Interrupción legal del embarazo o asesinato con autorización de la Ley? Ginecol Obstet Mex 2008;76(9):566-8.

Señoras y Señores Ministros de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos: 

 

Como ustedes bien lo saben, los alcances científicos actuales basados en los criterios de la biología molecular hacen evidente que con la fertilización del óvulo por el espermatozoide surja un nuevo ser humano que es el punto de partida del cuerpo humano y de su personalidad. El embrión humano es un individuo, un ser organizado, que pertenece a la especie humana. Nadie puede negar esta verdad. Cada persona comienza a existir a partir de una sola célula hasta alcanzar unos cuatro mil millones de células que conforman los tejidos sólidos del cuerpo humano, ademas de los miles de millones de células sanguíneas en la edad adulta.

En el cigoto se inicia el yo, la individualidad, que se conservará en todas las etapas sucesivas y se hará consciente en la niñez. El yo es una propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta y se adquiere si al embrión, al feto y al niño se le deja vivir.

De acuerdo con la Ciencia Médica, en sus ramas de Embriología y Obstetricia, al ser humano se le conoce con el nombre de embrión hasta la séptima semana de vida y a partir de la octava semana de su existencia, cuando ya se distinguen la cabeza, el tronco y las extremidades, cambia su nombre de embrión a feto hasta la salida del cuerpo de su madre. Después se llamará recién nacido. En esa secuencia, a partir de una sola célula, es un nuevo ser humano que dentro de un sistema biológico propio, coordinado, continuo y gradual, de ser cigoto (embrión de una sola célula) irá creciendo y su organismo se irá reprogramando a medida que la formación de sus órganos biológicamente lo va solicitando y como toda vida regula sus propios procesos internos. Desde la fecundación, cada célula actúa en interacción con las demás células, en una realidad del carácter único del nuevo ser humano.

El embrión es una persona que irá desarrollándose poco a poco, durante las cuarenta semanas que pasa dentro del útero materno.

Individuo es cada ser organizado respecto de la especie a que pertenece. El diccionario de la Real Academia Española establece que persona es un individuo de la especie humana. Por tanto, es un ser capaz de derechos y obligaciones jurídicas. Persona es la expresión de la vida humana que desde que es una sola célula durante 15 a 20 años estará en crecimiento, transformación y cambio. Al principio de su vida se encuentra en estado embrionario y se irá trasformando a lo largo de su existencia en las etapas de feto, recién nacido, niño, adolescente y adulto humano, y si se le deja vivir desde que es lactante irá expresando su personalidad.

Cada uno de nosotros seguimos siendo el mismo ser desde el inicio de nuestras vidas, cuando sólo éramos una sola célula.

Un embrión es una persona que, si se le deja vivir, ya fuera del útero materno, un día hablará, caminará, crecerá y será conocido con su propia personalidad.

Es un grave error que algunos afirmen que un embrión o un feto no sea una persona. Esos son argumentos reduccionistas, con fines que buscan intereses económicos de manipulación y permisivismo para dar gusto a ciertas organizaciones internacionales que tienen en México puesta su mira.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.


Comentarios