INFORMACIÓN EXCLUSIVA PARA LOS PROFESIONALES DE LA SALUD


Periodicidad: mensual
Editor: Alberto Kably Ambe
Abreviatura: Ginecol Obstet Mex
ISSN: 0300-9041
ISSNe: 2594-2034
Indizada en: PubMed, SciELO, Índice Médico Latinoamericano, LILACS, Medline.

Tratamiento de la hipoagalactia y agalactia por la oxitocina*
Hipoagalactia and agalactia treatment of oxytocin.

Ginecol Obstet Mex | 1 de Noviembre de 2013

Descarga el artículo
Descargar PDF

Ginecol Obstet Mex 2013;81:677-685


Alberto González Cuesta

Puebla,  Pue.

 

* Reproducido de: González-Cuesta A. Tratamiento de la hipoagalactia y agalactia por la oxitocina. Ginecol Obstet Mex 1958;13:345-358.

 

Debido al hecho de que he encontrado en mi práctica privada, así como en dispensarios de consulta gratuita, una alta incidencia de casos de agalactia o hipogalactia, y en vista de que en realidad no existe un medio positivo o relativamente satisfactorio para inducir, restablecer o iniciar la producción de leche en la madre concebí la idea de buscar un medio científico que solucionara este problema, que tiene mayor trascendencia en países poco desarrollados económica y científicamente, debido a que en este medio la partera es la que maneja estos problemas.

Es indudable que este problema se presenta en todos los países; si en algunos no reviste la importancia de antaño, es debido a los adelantos del arte dietético de la nutrición y a la existencia de bancos de leche que compensan de una manera admirable la alimentación materna sustituyéndola por la alimentación artificial específica.

En nuestro medio, desgraciadamente, persiste este problema, debido a la precaria situación económica de la mayor parte de las familias, que no pueden recurrir a la leche industrializada para el consumo de sus hijos y tienen necesidad de recurrir a la leche natural de vaca. La calidad de este alimento, por maniobras de adulteración, la hacen insuficiente para el buen desarrollo del niño y si a esto se agrega el factor infeccioso por mala higiene en la ordeña y falta de cuidado en su preparación por la madre, por su ignorancia, no debe extrañar que los trastornos gastrointestinales sean frecuentes en la morbilidad infantil.

El ideal es que el niño se alimente al seno materno la mayor parte de su lactancia y defendemos esta alimentación con verdadero ahínco, pues aún en el caso de contar con buena leche e higiene, se tropieza con problemas de intolerancia al alimento artificial que inducen a padecimientos gastrointestinales de repetición, desnutrición  y muchas veces trastornos alérgicos.

En el año de 1955, leyendo la revista Fortune,1 me encontré que Du Vigneau y colaboradores habían obtenido la síntesis de la oxitocina y le describían un poder excretor de leche. Posteriormente leí en What's New2,3 la misma aseveración, y pensé usarla en esta forma como productora de secreción láctea.

Esta actividad estaba en desacuerdo con mis conocimientos acerca de las hormonas de la pituitaria, ya que la hormona lactogénica se encuentra en el lóbulo anterior, y la oxitocina en el posterior, y sólo se le conoce actividad fisiológica como oxitócico.

Mi primer problema fue explicar cómo podría trabajar en esta forma la oxitocina, así que empecé a buscar literatura sobre hormonas de la pituitaria, encontrándome desorientado al no hallar en la literatura a mi alcance explicación alguna, ni aun pequeñas citas al respecto.

Por lo tanto, me decidí a usarla en forma empírica, en un caso en el que no había secreción hasta el cuarto mes post-partum, así como en otros dos casos similares. El resultado no fue totalmente claro, pero comprobé que después de tres inyecciones de 10 U de oxitocina, se presentaba secreción; esto me sugirió usarla con más frecuencia, teniendo cuidado de comprobar la ausencia de embarazo.

Continué buscando bases y mis resultados fueron buenos, lo cual comprobé claramente en los casos 4, 6 y 7 concluyendo que debería haber alguna razón que diera estos resultados.

En mi búsqueda encontré el artículo “Síntesis de la oxitocina” de Du Vigneaud4 en el que comunica una actividad excretora en el ser humano, tanto en la forma sintética como en la biológica, en la relación de una gama a una unidad y que producen excreción en 20 o 30 segundos.

Al mismo tiempo encontré algunos otros trabajos de esta actividad excretora5 que yo había comprobado usando 10 U cada 6 horas por 6 dosis, con resultados claros que aumentaban el peso de la glándula, un verdadero crecimiento y secreción generalmente a la tercera dosis manteniendo el niño al pecho cada tres horas, y un resultado franco a la sexta dosis, con secreción que se prolongaba por un tiempo de tres a cuatro meses en las casos que pude controlar, procediendo en algunos casos a espaciar las dosis a cada 8 o 12 horas e intercalando, a veces, a partir de la cuarta, placebos para poder seguir los resultados por más tiempo, ya que es difícil en nuestro medio controlar por largo tiempo a la paciente; comprobando la positividad aún en el caso que la alimentación de la madre fuera deficiente o existiese anemia clínica.

El caso número siete es de los más interesantes porque se trata de una puérpera con enfermedad poliquística de la mama y agalactia total en los dos embarazos anteriores, siendo el resultado francamente  positivo.

En algún caso, como en el número veintitrés, se suspendió el tratamiento a la tercera dosis por metrorragia, persistiendo la secreción. En el número veinticinco se lograron controlar, por el buen resultado, los trastornos alérgicos del lactante.

Hasta la fecha solamente he encontrado enunciados aislados del poder excretor de la oxitocina, sin aseverar resultados ni dosificaciones, lo que añadido a mis resultados logrados, me induce a que se haga del conocimiento médico este trabajo, para su difusión y juicio clínico terapéutico, ya que lo considero, por su buen resultado, como una experiencia feliz y superior a todos los fármacos que se usan por sistema para lograr la desaparición de este problema de agalactia e hipoagalactia.

BASES  FISIOLÓGICAS

 

El uso de la oxitocina ha dado resultado en la vaca aumentando la producción láctea, pero nunca producción láctea ni por largos periodos. Sumpter5 refiere un caso en una mujer con resultados al quinto mes post-partum, la cual tenía necesidad de alimentar a dos niños a la vez.

Por algunos años persistió la idea de que los extractos pituitarios tenían, naturalmente, acción galactogénica, y en 1930 Turner y Slaughter5,6 confirmaban la creencia de la actividad excretora de la pituitaria en la vaca, mecanismo normalmente efectivo durante la lactancia y que no es una verdadera actividad galactogénica. Ely y Pettersen,7 en 1946, observaron una actividad excretora en las preparaciones comerciales de oxitocina y vasopresina, siendo ésta menos activa y considerando su acción en esta última como debida a impurezas en la separación de la oxitocina, dichos resultados fueron obtenidos en conejos.8

Waller9,10 concluye que el descenso de la leche en los animales y en el hombre, produce una sensación de piquetes, dureza y escurrimiento que la mujer llama “bajada de la leche” y que se considera un reflejo que puede ser inhibido por la distracción o estados emocionales.12 Este reflejo se presenta por la succión u ordeña y ha sido descrito en el hombre, no pudiendo sostenerse que se trate de un simple reflejo debido al hecho de fallas repetidas para demostrar alteraciones en la secreción, por medio de la interrupción en el sistema nervioso motor de la glándula.

Ely y Pettersen han dicho que se trata de un reflejo neurohormonal, formado por el sistema nervioso, con la glándula y la pituitaria, siendo el eslabón de esta cadena reflejo de la oxitocina.

Durante la década actual hay afirmaciones directas de la hipótesis oxitócica basadas en los estímulos eléctricos en el sistema supraóptico hipofisiario, en las cabras, y la denervación o remoción de la neurohipófisis. El ejemplo más claro de la forma en que se produce la excreción de la leche se puede ver en el conejo, ya que el reflejo de respuesta que se obtiene por la succión puede ser duplicado por un estímulo eléctrico del sistema infundibular, o por la inyección de 0.01 UI de oxitocina, encontrando que cualquiera de estos dos medios permite obtener leche por el crío del hurón, rata o conejo, anestesiado.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.