Ginecología y Obstetricia de México, en conjunto con Nieto Editores, es un grupo editorial especializado en la edición de revistas y libros médicos. Su equipo lo integran: editores médicos, especialistas en metodología de la investigación, bioestadística, redactores de textos médicos, diseñadores gráficos y de páginas Web, comunicadores y vendedores de medios.  Nuestro equipo asesora a los médicos interesados en la publicación de sus investigaciones para que sus textos reúnan todos los requisitos que exigen las revistas de más alto impacto.  Nieto Editores entiende que el valor de una revista no está sólo en su gran tiraje impreso en papel, sino en su colocación en los sitios más consultados que albergan a las revistas indexadas o en proceso de indexación.  Las marcas de productos farmacéuticos que patrocinan esta opción de actualización médica continuada tienen alto poder de recordatorio de marca porque sus contenidos son consultados las 24 horas del día y en cada inicio de consulta de una revista y de un artículo hay, por lo menos, dos recordatorios de marca.  Nieto editores cuenta con un sólido equipo de traductores de español a inglés para las revistas con edición simultánea en ambos idiomas.  Nieto editores cuenta con la infraestructura y experiencia suficientes para organizar: consensos, guías de práctica clínica, simposios y mesas redondas entre los especialistas más destacados.

.
Información exclusiva para los profesionales de la salud

Editorial junio 2018


De nuevo, entre los artículos publicados en este número hay dos que se refieren a padecimientos de gran mortalidad en obstetricia: el acretismo placentario y los hematomas hepáticos. Por lo que se refiere al primero, como hacen patente sus autores, uno de los pasos que más influye en la disminución de la morbilidad es el diagnóstico temprano, que promueve el tratamiento temprano y, sobre todo, preventivo. El ultrasonido y la resonancia magnética, sin duda, han modificado el pronóstico de estas pacientes que ahora pueden tener un diagnóstico oportuno y la evaluación cualitativa del grado de acretismo lo que favorece el tratamiento temprano y, en general, conservador.

La radiocirugía o radiología intervencionista han permitido la devascularización del lecho placentario y evitado catástrofes hemorrágicas que ponen en riesgo la vida de una paciente y las cirugías (histerectomías) en condiciones hemodinámicas desfavorables para su pronóstico.

En el otro artículo se refieren las altas tasas de mortalidad que implican los hematomas subcapsualres del hígado que hacen propicia la publicación de artículos que recuerdan su asociación con la preclamsia grave de la que suelen ser parte del complejo signológico.

Un hematoma hepático en una paciente con síndrome de HELLP es la culminación de un proceso mórbido que, eventualmente, es evitable pero de tratamiento complejo. La plaquetopenia y la alteración en las pruebas de función hepática debe ponernos en guardia ante la eventualidad de un hematoma hepático y, a saber, de que en casi todas las ocasiones, sin importar las circunstancias paralelas (semanas de embarazo, cifras tensionales, estado del feto), será necesario interrumpir la gestación para evitar un percance.

Las condicionantes normativas de la culminación del embarazo han sido ampliamente difundidas  y comentadas en este trabajo y el tratamiento expectante en estos casos es de dudosa sino es que de nula utilidad.

Siguiendo la filosofía de publicación de artículos que ayuden a promover la salud de la mujer embarazada a través de normar conductas preventivas y, sobre todo actualizadas, es que estos dos trabajos son propicios para analizar pragmática y objetivamente dos de los padecimientos más severos de la obstetricia.

Alberto Kably Ambe




Deja un comentario